NUESTROS ABUELOS VÍCTIMAS DE LA HIPOCRESÍA KIRCHNERISTA

La doble moral del kirchnerismo, quedó al descubierto con el ajuste a los jubilados.

Finalmente, el kirchnerismo logró aprobar la reforma jubilatoria. De esta forma, se hizo oficial un ajuste salvaje sobre los jubilados, los mismos que el oficialismo dijo defender toda la vida. Sin embargo, como la única verdad es la realidad, quedó establecido una virtual confiscación de los haberes teniendo en cuenta que los ingresos que percibirán el año que viene se ubicarán por debajo de la inflación.

La hipocresía del kirchnerismo ha quedado evidenciada una vez más luego de que la totalidad de sus representantes parlamentarios aprobaran sin piedad el recorte que sufrirán los jubilados. Es decir, justamente aquellos que perciben los ingresos más bajos. Claramente, no les importó que se tratara de personas que toda su vida aportaron al sistema previsional para poder pasar tranquilos los años posteriores al retiro.

¿Durante cuánto tiempo desde el kirchnerismo se llenaron la boca hablando de que eran los defensores de los jubilados al punto de que los cuidaban de lo que ellos consideraron como el neoliberalismo macrista? Sin embargo, apenas retornaron al poder apuntaron a hacer el ajuste contra aquellos a los que decían defender y a los que traicionaron apenas pudieron con el pretexto de que era necesario que cierren los números fiscales.

Todavía resuenan las toneladas de piedras que se arrojaron sobre el Congreso de la Nación hace apenas tres años. En aquella ocasión, militantes del kirchnerismo y de la izquierda acusaron al gobierno de Mauricio Macri de llevar a cabo un ajuste salvaje sobre los jubilados. Incluso, algunos diputados kirchneristas pretendieron impedir que se sesionará en el parlamento con tal de que no se aprobara la ley de ajuste.

Sin embargo, ahora de vuelta en el poder, el kirchnerismo no solo se da el lujo de ajustar contra los jubilados, sino que también tienen el cinismo de mentirle a la sociedad acerca de que no se trata de un ajuste. Asimismo, niegan con descaro que la nueva forma de movilidad jubilatoria no tomará en cuenta la inflación a la hora de calcular los ingresos que percibirán, lo que implica que sus salarios quedarán por debajo del aumento generalizado de precios.

Además, el kirchnerismo recurrió a la estrategia de comenzar el mismo día en que se trató el ajuste a los jubilados, con la vacunación contra el coronavirus. Pero también se produjo el mismo día que en la Cámara alta del Congreso se trató el polémico proyecto de ley que legaliza el aborto. De esta manera, la sobreinformación a la que se expuso a la sociedad creó el marco perfecto para poder aprobar sin problemas la reforma jubilatoria.

Es así que teniendo en cuenta que diversos economistas calculan que la inflación correspondiente al año 2021 se ubicará muy por encima del 40%, los jubilados sufrirán una importante quita en sus haberes. Más teniendo en cuenta que la suba generalizada de precios será un fuego cuyo combustible estará dado por la cantidad de precios que tendrán que actualizarse luego de un año en el que estuvieron pisados por el mismo Gobierno.

Fuente: Tucumán Despierta

A %d blogueros les gusta esto: