Paritarias: docentes reclaman subas superiores a la inflación

En el contexto de la paritaria federal que el Gobierno de Alberto Fernández inauguró el 30 de enero, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta; la secretaria de esa cartera, Adriana Puiggrós, y los titulares de los cinco gremios nacionales del área procurarán hoy una base de acuerdo salarial para los docentes de todo el país. Entretanto, las mesas técnicas trabajan desde el jueves en temas pedagógicos y programáticos.

El encuentro ocurrirá a las 16 en el Palacio Sarmiento, sede del ministerio. Con el objetivo de garantizar el inicio del ciclo lectivo, estarán sentados a la mesa los representantes de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera), la Unión de Docentes Argentinos (UDA), la Confederación de Educadores Argentinos (CEA), el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) y la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET).

Así, luego de que el pasado jueves los gremios participarán de una comisión técnicopedagógica, las negociaciones pasarán ahora a abarcar los aumentos salariales correspondientes a este año. Si alcanzaran un acuerdo, luego cada jurisdicción podría acatarlo o mejorarlo según el tenor de la negociación y las posibilidades presupuestarias de cada provincia.

La posición del Gobierno

Días atrás, Trotta declaró que el salario inicial de referencia tiene que tener una mejora: “en el marco de ser conscientes de que Argentina vive una etapa muy compleja, el Gobierno debe buscar equilibrio en las distintas respuestas en este momento para superar la crisis, con una mirada de recuperación económica y social de la Argentina; y creo que esta realidad la entienden todos los actores del sector educativo”.

Además, consideró: “es importante que suban los salarios, pero también lo es romper la inercia inflacionaria que dejó el Gobierno de Mauricio Macri, porque en 2019 tuvimos la inflación más alta en tres décadas”.

La postura de los gremios

Del lado sindical, Sergio Romero, titular de la UDA, manifestó en diálogo con Télam que le otorga especial importancia al acuerdo salarial: “a partir de la situación de 250.000 trabajadores que perciben una remuneración por debajo de la línea de pobreza, debemos generar políticas de ingresos realistas”. “Se impone un acuerdo respecto del cumplimiento de la Ley de Financiamiento Educativo y de la inversión del 6 % del PBI (producto bruto interno) en el área; del sostenimiento del actual régimen previsional docente y del programa 2020, además de una formación que efectivice la Comisión de Interpretación Normativa”, señaló.

Por su parte, el secretario gremial de Ctera, Eduardo López, le anticipó a Télam que en la reunión solicitarán aumentos superiores al inflación prevista. “Vamos a pedir ganarle a la inflación y la actualización del Fondo Nacional de Incentivo Docente”, dijo. Y fuentes gremiales consultadas por la agencia estatal de noticias resaltaron que, más allá de la importancia de las condiciones laborales, la carrera docente y la formación profesional, la condición prioritaria para el acuerdo es la recomposición salarial.

El piso salarial

En su rol de empleadora, la Casa Rosada ofrecería una suba de entre 12 % y 15 % del salario inicial docente, que es hoy de $ 20.250 y que sirve como piso de referencia, según averiguó el diario La Nación de fuentes oficiales y sindicales. Además, se pactaría el pago de cuatro sumas fijas no remunerativas de $ 1.250 cada una, entre marzo y junio, y un compromiso de revisar el trato para el segundo semestre. No se habilitará la cláusula gatillo, que permite un ajuste automático en línea con la inflación.

Seguimiento cercano

En Tucumán, en tanto, autoridades y dirigentes sindicales seguirán de cerca lo que ocurra en el encuentro en Buenos Aires para tener las herramientas para sentarse a negociar. Desde el gobernador Juan Manzur hacia abajo se manifestaron confiados en llegar a un acuerdo para iniciar las clases el lunes 2, como está previsto.

En la Casa de Gobierno indicaron que una vez que concluya la reunión nacional definirán cuándo citarán a los gremios para tratar de llegar a un acuerdo. Los ministros Carolina Vargas Aignasse (Gobierno y Justicia) y Juan Pablo Lichtmajer (Educación) estarán al frente de las negociaciones con el Frente Gremial Docente, que integran AMET, APEM y ATEP.

Desde el sector gremial, sin embargo, insisten con que antes de hablar lo que respecta a la paritaria 2020 se debe resolver la suba suspendida de la “cláusula gatillo”. En principio, los sindicalistas dijeron que el pago de ese monto que debía haberse realizado en diciembre (una suba aproximada al 15%, según señalaron). En caso contrario, adelantaron que las clases no comenzarán de manera normal.

Distintas lecturas

Consultado por LA GACETA, el ministro de Educación de Tucumán interpretó que las posturas de los gremios, que ponen en duda el inicio de las clases, es algo habitual de la época por las negociaciones salariales. Días atrás se expresó confiado en alcanzar un acuerdo que permita a los más de 450.000 estudiantes tucumanos volver a las aulas el próximo lunes. “Confió que con trabajo, inteligencia y propuestas superadoras, vamos a salir adelante y vamos a comenzar las clases el 2 de marzo”, dijo a LG Play. Respecto a la “cláusula gatillo” dijo que se está buscando una solución. Además, aseguró que los docentes tucumanos se encuentran entre los siete mejores pagos del país.

El secretario general de ATEP, David Toledo, consideró que los tiempos están casi agotados y condicionó el inicio del ciclo lectivo 2020 al reconocimiento del 15% de la “cláusula gatillo” que fue suspendido de manera unilateral por el Gobierno. “A echado por tierra el acuerdo paritario”, criticó. En ese sentido, en diálogo con “Buen Día”, agregó: “si el Gobierno, en estas poquitas horas que quedan, no revierte la situación, no hace un ofrecimiento que contemple la restitución del acuerdo salarial del año pasado, las clases no van a comenzar normalmente nuestra provincia”, manifestó.