La carne aumenta más que la inflación

Con el consumo de carne en picada, los precios desafían la lógica del mercado y siguen en camino alcista. Menor demanda y mayores precios es el combo explosivo que llevó en el mes de febrero a que los valores sigan alejando al argentino promedio del merecido asado del domingo.

Un informe del mercado ganadero de Rosario publicado este martes explica que en los últimos meses el incremento en las carnicerías superó ampliamente al dato general de la inflación. “En el último relevamiento de enero pasado, el precio de la carne registró una nueva suba de 7,4% mensual contra una tasa de inflación que se ubicó apenas en el 2,3%”, señala el reporte.

Además, agrega que “para febrero que acaba de cerrar, si bien todavía no se conocen las mediciones finales, sabemos que el precio de la carne al mostrador siguió corrigiendo a tasas que probablemente terminen repitiendo la performance de enero contra una inflación que, de acuerdo con las expectativas del mercado, se mantendría relativamente estable o con leves aumentos respecto de enero”, concluyó el análisis.

En un relevamiento hecho por Crónica, los carniceros explicaron que el aumento de la media res los llevó a hacer retoques en lo que les cobran a los clientes, del orden del 7%.

Falta y sobra

Según explica el informe, la situación es inédita debido a que -por el freno de las exportaciones a China- hay un alto nivel de stock sin destino comercial claro. Pese a eso, al mismo tiempo hay un faltante de hacienda liviana, lo que estaría generando que los precios sigan subiendo.